arrozconleche.com.es

Recetas paso a paso

Flan de arroz con leche

¡Descubre el irresistible flan de arroz con leche, un capricho para tus sentidos! Su textura aterciopelada y el dulce aroma a canela te conquistarán al instante.

Este postre, rebosante de tradición, evoca los recuerdos más tiernos y felices de la infancia en cada cucharada.

¡Fácil de preparar, este flan es pura magia cremosa que derretirá tu corazón!

¿Qué hace único a este flan?

¿Sabes esa sensación cuando pruebas algo y piensas "esto es otro nivel"? Eso es lo que sentirás con nuestro flan de arroz con leche. La cremosidad del arroz, ese punto suave que te hace pensar en tardes de manta y sofá, está presente en cada bocado. Y el caramelo, ese toque dorado y crujiente, es la guinda del pastel. Siempre recuerdo a mi abuela preparando flan en la cocina, y este, te lo aseguro, le haría justicia a su receta.

  • La fusión de arroz con leche y flan es una obra maestra de la repostería que no te dejará indiferente.
  • La textura... ah, la textura es un sueño hecho realidad, como un suave susurro de dulzura en tu boca.
  • Y el caramelo, es ese recuerdo dulce que todos buscamos al final de un buen postre.

Ingredientes necesarios

¿Listo para preparar un flan de arroz con leche que te va a transportar directamente a los sabores de tu niñez? Apunta bien, porque estos ingredientes son la clave para un postre casero que enamora desde el primer bocado.

Flan de arroz con leche
  • Arroz – Yo no me complico, el de grano corto nunca falla por su textura cremosa. Pero oye, si tú tienes otro favorito, ¡adelante con él!
  • Leche – La entera es mi debilidad, aunque reconozco que con la desnatada queda igual de rico y un poco más ligero.
  • Azúcar – Aquí cada uno tiene su truco. Yo soy de las que reduce la cantidad y a veces le meto algo de miel, que le da un puntazo.
  • Huevos – Frescos, por favor. Son el secreto para que el flan te quede con esa textura que tanto nos gusta.
  • Canela y limón – No te cortes con la canela, y la piel de limón que no falte, que le da un aroma que me lleva a los desayunos de casa de mi abuela.
  • Caramelo líquido – Ese doradito brillante que hace que se te haga la boca agua nada más verlo.

Y recuerda, jugar con los ingredientes es parte del encanto. Si te mola el toque especiado, échale cardamomo al arroz con leche. Si buscas algo más exótico, unas gotitas de agua de azahar no te van a defraudar. ¡El flan de arroz con leche es tu lienzo, y tú el artista!

Pasos para la elaboración

¡Sumérgete en la magia de crear un flan de arroz con leche que te hará soñar! Cada paso está impregnado de recuerdos y sabores que te transportarán. Vamos a cocinar juntos, como si estuvieras en mi propia cocina.

  1. Preparación del arroz con leche: Imagina el susurro del arroz bailando en la cazuela mientras se cocina lentamente. Es un ritual que me recuerda a las tardes en casa de mi abuela, donde el tiempo parecía detenerse.
  2. Elaboración de la mezcla de flan: Al batir los huevos con la leche y el azúcar, piensa en la textura aterciopelada que estás a punto de conseguir. A veces, me gusta añadir un chorrito de licor de naranja para darle un giro inesperado.
  3. Integración de ambas preparaciones: Al unir el arroz con leche y la mezcla de flan, estás tejiendo una historia de sabores que cobrará vida en tu paladar.
  4. Cocción y enfriamiento del flan de arroz con leche: El momento de la verdad llega con la cocción al baño María. Es ese instante mágico donde la paciencia se convierte en perfección, y el aroma que inunda tu cocina anuncia que algo extraordinario está a punto de surgir.

La cocina es experimentación y tradición, así que atrévete a dejar tu huella en este postre. ¿Qué tal si espolvoreas un poco de cardamomo o decoras con unos hilos de caramelo? ¡Anímate a contarme tus variaciones!

Flan de arroz con leche

Trucos y consejos

¿Sabías que el flan de arroz con leche puede ser tan cremoso que te transporta a la infancia? Ese es el poder de un buen postre. Yo siempre recuerdo a mi abuela diciéndome: "la clave está en la muñeca", mientras removía el arroz con una cuchara de madera. Y tenía razón, ese movimiento constante es el que hace que cada cucharada sea un viaje al pasado.

En mi búsqueda de un estilo de vida más sano, descubrí que el azúcar moreno o la panela son alternativas fantásticas para endulzar. Dan un toque caramelizado que complementa a la perfección la suavidad del flan.

Para la presentación, me gusta jugar con contrastes. ¿Qué tal unas virutas de chocolate negro sobre el flan para añadir un toque sofisticado? O si prefieres algo más clásico, unas rodajas finas de manzana caramelizada nunca fallan. ¡Atrévete a probar y encontrar tu combinación ganadora!

  • Remover el arroz con cariño es el secreto de la abuela para una textura sin igual.
  • El azúcar moreno o la panela aportan un sabor caramelizado único.
  • Experimenta con toppings como chocolate negro o manzana caramelizada para sorprender.

Receta

Flan de arroz con leche

¡Déjate seducir por este flan de arroz con leche que es pura magia en cada bocado! Te traigo una receta que es un tesoro en mi familia y que seguro se convertirá en la estrella de tus postres.

Ingredientes

Los protagonistas de esta delicia son:

  • 1 litro de leche entera, la base cremosa que abraza cada grano de arroz con su dulzura.
  • 150 g de arroz de grano corto, que se hincha con la leche hasta alcanzar esa textura de ensueño.
  • 200 g de azúcar, para endulzar nuestros momentos. Si te gusta un dulzor más sutil, siéntete libre de reducir la cantidad.
  • 5 huevos que son el alma del flan, dándole esa consistencia que tanto nos gusta.
  • La canela y la cáscara de limón que nos transportan a las cocinas de nuestra infancia.
  • Y el caramelo, ese líquido ámbar que se convierte en oro comestible al enfriarse.

Si te sientes creativo, ¿por qué no añadir unas pasas remojadas en ron o unas gotas de extracto de almendra?

Instrucciones paso a paso

  • Empieza con el ritual del arroz con leche: leche, arroz, azúcar, canela y limón se unen en una danza lenta al calor del fuego, hasta que el arroz se rinde y se vuelve cremoso.
  • El caramelo, esa alquimia dulce, se crea con paciencia en la sartén hasta que se torna de un color ámbar seductor, listo para vestir tu molde.
  • Bate los huevos con amor y mézclalos con el arroz con leche, uniendo las almas de estos ingredientes en una sola.
  • Vierte esta mezcla en el molde bañado en caramelo y cuece en el horno al baño María, hasta que el flan se ponga de un dorado que haría sonrojar al sol.

Cuando haya tomado forma, dale la vuelta con delicadeza y contémplate en su brillo antes de cortar una porción. Para servir, corónalo con unos brotes de menta fresca o unas virutas de chocolate negro, y prepárate para recibir aplausos.