Arroz con leche

Aprende a preparar el mejor arroz con leche

Arroz con leche y miel

El arroz con leche tiene muchas formas de elaboración diferentes y se pueden preparar infinidad de recetas como la que compartimos con vosotros en este artículo, arroz con leche y miel, ideal para los más golosos de la casa.

Es un postre cuya preparación es muy sencilla, se parece mucho a la receta tradicional aunque el toque de miel le aporta una textura y un sabor deliciosos. Un punto a tener en cuenta, es que en esta receta no se utiliza ni azúcar ni cualquier otra clase de edulcorante, porque el dulzor que se busca con estos elementos ya lo aporta la propia miel.

Arroz con leche y miel

Ingredientes para preparar el arroz con leche y miel

  • Un litro y medio de leche entera.
  • 200 gramos de arroz.
  • 200 gramos de miel.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • Una rama de canela.
  • Canela en polvo.
  • La piel de un limón (opcional)

Si eres de las personas a las que les gusta el arroz con leche y la miel, disfrutarás con esta receta y seguro que se convertirá en una de tus preferidas porque el sabor que se consigue es verdaderamente delicioso.

Un ingrediente como es la miel, aporta a la receta un gran número de propiedades beneficiosas para nuestro organismo, muchas vitaminas y un alto aporte calórico, pero recuerda que esta receta no lleva ninguna clase de azúcar, aunque si lo prefieres o ves que te gusta un poco más dulce, puedes incorporarle el azúcar que quieras, a discreción.

Para esta elaboración se recomienda el arroz de grano redondo o corto, que es el ideal para esta clase de receta porque absorbe mejor los sabores, queda muy tierno y su textura es muy agradable cuando está hecha la receta.

Recuerda no elegir nunca el arroz de grano largo, por muy buena calidad que éste tenga. Ni el sabor ni la textura serán las adecuadas para este postre tan delicioso.

Modo de elaboración del arroz con leche y miel

Comenzaremos lavando el arroz elegido para que suelte parte de su almidón. Podemos hacerlo poniendo el arroz en un colador grande y pasándolo por debajo del agua del grifo durante unos minutos o bien dejándolo en un bol con abundante agua durante un rato y posteriormente escurriéndolo bien.

Pondremos la leche a calentar en una cazuela de buen tamaño, incorporaremos el arroz bien escurrido junto a las ramas de canela, la miel y la piel de limón.

Si usas limón, asegúrate de que está bien lavado y que solo es la piel amarilla, el tejido blanco del interior hay que retirárselo porque proporciona un sabor un poco desagradable al postre y no queremos que nos lo arruine.

Dejaremos calentar a fuego medio hasta que comience a hervir y después bajaremos a fuego suave para que el arroz se cocine bien lento, lo que puede llevar alrededor de 40 minutos aproximadamente. Es importante que antes de parar la cocción, comprobemos si el grano está correctamente hecho o no.

Esta mezcla hay que removerla de vez en cuando para que el arroz no se quede pegado al fondo de la olla y evitar que se quede sin leche. Si es necesario incorporar más leche, ésta debe estar caliente porque si la echamos fría se corta la cocción del arroz.

Antes de que el arroz esté hecho, se retira la canela en rama y la piel del limón si se ha usado, se incorpora la mantequilla y se remueve bien hasta disolverla. Después dejaremos cocinar durante unos minutos más hasta que el arroz esté completamente tierno.

Verteremos la mezcla en los recipientes elegidos y esperaremos a que se atempere para poder comer. Espolvorearemos la canela molida por encima y ya se podrá degustar. Si se prefiere frío, se puede meter en la nevera durante unas horas y estará listo para consumir.